Make your own free website on Tripod.com
Centro de Estudios de la Mujer de la UCV
El recorrido de los estudios de género en la educación superior en Venezuela.

Home

¿Qué es el CEM de la UCV?
Eventos y noticias
FUNDACEM
Maestría en Estudios de la Mujer
El recorrido de los estudios de género en la educación superior en Venezuela.
Oferta de cursos PCI y talleres
Investigación
Jornadas Nacionales de Investigación Universitaria de Género
Jornada Ucevista de Investigación de Género 2004
Red Mujer y Ambiente
Red de investigacion-accion GTIC
Revista Venezolana de Estudios de la Mujer
Centro de Documentación e Información Tecla Tofano
Consultas y servicios a las comunidades
Orden Josefa Camejo
Talleres de atención y prevención en violencia familiar contra la mujer para funcionari@s públic@s y organizaciones comunitarias
Recursos para la atención de la violencia contra la mujer
Contáctenos

Gioconda Espina
Coordinadora de la Maestría en Estudios de la Mujer de la UCV

Haga clic aquí para descargar conferencia de Gloria Careaga (UNAM)

Destaco una primera coincidencia de apreciación con la Dra. Careaga: la vinculación explícita entre el feminismo académico, el feminismo que se hace en la docencia, investigación y extensión de nuestras universidades y el movimiento de mujeres en Venezuela.
Al comienzo, y como ella destaca, esa vinculación fue de manera personal. Encontramos, por ejemplo, a Carmen Clemente Travieso, la primera mujer a la que la UCV le dio el título de reportera en 1936, al frente de la AGRUPACIÓN CULTURAL FEMENINA creada a fines del 35. Una organización que entre un montón de méritos tuvo el muy difícil, hasta el día de hoy, de sostener, desde 1937 hasta 1948, una página semanal (La cultura de la mujer) encartada en el diario Ahora. En esta página se iniciaron como periodistas las también egresadas de la UCV María Teresa Castillo y Ana Luisa Llovera.
A la segunda mujer a la que la UCV le dio el título de abogada, en 1943, Panchita Soublette Saluzzo, la encontramos después con Carmen Clemente Travieso creando el FRENTE DE ASOCIACIONES UNIDAS PRO-REFORMA DEL CÓDIGO CIVIL, que logró en el año 1942 reformas del Código Civil sobre la administración de la patria potestad y los bienes de la sociedad conyugal. Otras reformas que ellas propusieron tuvieron que esperarnos a nosotras, las que en 1982 conseguimos el voto favorable para ello en el Congreso Nacional.

Una característica del movimiento de mujeres de Venezuela que parece común a otros de la región son los altibajos en relación con la situación política dominante. En resumen, y como es perfectamente comprensible, en la medida en que una dictadura o el enfrentamiento entre las partes se radicaliza, las organizaciones de mujeres posponen sus luchas por reivindicaciones específicas que sólo con una acción unitaria pueden afrontar, y sus integrantes pasan a formar parte de otros frentes de atención a los presos, los perseguidos, los desaparecidos, etc. Así sucedió después del derrocamiento de Rómulo Gallegos, en 1948, así durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y así durante la lucha armada a comienzos de los sesenta, que ya estaba derrotada en 1967. Lo malo es que para el 67 también la acción unitaria de las mujeres estaba suspendida. Apenas quedaba en pie la FEDERACIÓN VENEZOLANA DE ABOGADAS, Capítulo de Venezuela, integrante de la FIDA, órgano consultor de la ONU. Y ahí encontramos a las egresadas de nuestras facultades de Derecho de todas las universidades del país que para entonces ofrecían esa carrera. En la primera Junta Directiva de la FEVA estuvieron Luis Amelia Pérez Perazzo, Presidenta; Celia Lanz de Maduro y, adivinen quién, Panchita Soublette Saluzzo, ambas vicepresidentas.
A nuestras abogadas egresadas de las universidades en la FEVA y hasta hace unos años, en que la FEVA entró en una especie de hibernación de la que esperemos salga más pronto que tarde, Venezuela debe su iniciativa en la Reforma del Código Civil aprobada en 1982, su trabajo en la redacción del Título VI de la Ley Orgánica del Trabajo (especialmente notable fue el trabajo de la Dra. Yolanda Poleo de Báez) así como en la Ley de Igualdad de Oportunidades y en la Ley sobre la Violencia contra la Mujer y la Familia. ¡Qué lástima que no hayamos podido contar con ellas en la redacción de la Ley Orgánica de Seguridad Social que está por aprobarse en segunda discusión en la Asamblea Nacional ni conozcamos su opinión con relación a las más de 40 leyes aprobadas recientemente por Ley Habilitante!
A comienzos del periodo de la última presidenta de la FEVA, Lisbeth Guevara, se creó una oficina de atención médica en la FEVA y así el trabajo con lo que llamamos ahora conciencia de género de las doctoras Graciela Torres, Mariana Gerendas y Carmen Mota, entre otras egresadas de nuestras facultades de Medina. Las dos últimas crearon la ONG ALIANZA DE MUJERES MÉDICAS.
Toda las organizaciones de mujeres creadas a fines de los años sesenta en Venezuela fueron promovidas pos estudiantes y docentes universitarias, aunque esas organizaciones nunca estuvieron integradas sólo por ellas. No sólo estuvieron en MUJERES SOCIALISTAS, creada por mujeres del MAS en 1972 sino que de la UCV fue que salieron las mujeres de LIGA DE MUJERES que sabotearon el concurso de Miss Venezuela 1972 en el Teatro París; entre ellas estuvo la actual socióloga, profesora de la Escuela de Trabajo Social de la UCV y diputada por Monagas en la A.N. Marelis Pérez Marcano. El 74, una estudiante de la Escuela de Biología, Giovanna Mérola; una de la escuela de Letras, Franca Polito; dos de la escuela de Periodismo, Ana Amundarain y Elizabeth Fuentes; y una de la Escuela de Economía, las cinco de la UCV, se sumaron a veteranas como la ex estudiante de la escuela de Economía Esperanza Vera y la que ahora es profesora jubilada de la Escuela de Administración y Contaduría de FACES, UCV, Isabel Carmona, al grupo que resolvieron llamar MOVIMIENTO HACIA LA NUEVA MUJER. Este fue, por cierto, el primer grupo feminista que actuaba con independencia total de partido político alguno.
También eran universitarias de retorno de sus postgrados las que crearon a fines de la década del 70 los grupos feministas CONJURA y PERSONA, en Caracas; la LIGA FEMINISTA DE MARACAIBO que Gloria acaba de mencionar cuando se refirió a Venezuela; y el MOVIMIENTO DE MUJERES DE MÉRIDA. En 1978, cuando Gloria Comesaña era Directora de la Escuela de Filosofía de la Universidad del Zulia, la Liga promovió la creación de una Cátedra Libre de la Mujer. Más tarde, la Liga crearía la primera Casa de la Mujer del país, que fue dirigida por Teresa Sosa, una guaireña egresada de nuestra Escuela de Trabajo Social de la UCV y que en la actualidad está al frente de la organización MANA JUANA y de una página semanal en un diario de la ciudad de Trujillo, en el Edo. Trujillo. La profesora Viki Ferrara, egresada de las escuelas de Bibliotecología y Letras, de la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV, después de haber creado y animado en la ULA al MMM varios años fue elegida en 1992, por consenso, para coordinar la red de estudios universitarios de Venezuela, REUVEN, una red que como otras creadas a comienzos de los noventa, no hemos logrado darle vida y funciones. Este es un tema que propongo recojamos mañana, en la clausura.
Desde de la creada por Gloria Comesaña en LUZ, la otra Cátedra Libre de la Mujer creada en universidades fue la Manuelita Sáenz, en la UCV, por iniciativa de la profesora Elisa Jiménez con el concurso de las profesoras de Psicología Maritza Montero, Mauxi Banchs, Beatriz Rodríguez y Fredzia Torres; las educadoras Ofelia Alvarez y Ana Rosa Hernández y un grupo de estudiantes entre las que estaba la actual coordinadora académica de la Escuela de Trabajo Social de la UCV, Magali Zuloaga. En 1984 Elisa Jiménez creó AVESA, que ofrecería programas de prevención y atención a los problemas de salud sexual y reproductiva en el área metropolitana de Caracas y que aún existe.
En 1985, las universitarias se impusieron la tarea de llevar adelante un proyecto que muchas mujeres tenían en sus agendas hacía mucho tiempo: crear una organización nacional de mujeres, como la que Panchita Soublette y Carmen Clemente Travieso crearon a comienzos de la década de los cuarenta y que se había reeditado varias veces en nuestra historia reciente. Así se creó la COORDINADORA DE ONG's DE MUJERES, que tuvo momentos estelares y que fue desfalleciendo y dejando el lugar de la convocatoria y la acción a las instancias gubernamentales y legislativas, aunque de vez en cuando se observan amagos de reconstitución por algunas de las que fueron sus fundadoras.
Entre dos golpes de Estado, en 1992, se creó el CENTRO DE ESTUDIOS DE LA MUJER DE LA UCV, adscrito al Rectorado, de manera que, como ven, estamos cumpliendo diez años que celebramos de esta manera particular, en estos dos días de concreción de cuatro meses de trabajo con más de setenta docentes y tesistas universitarios de toda la República. Y si en verdad el CNU da el próximo 30 de julio, en la Isla de Margarita, el santo y bueno a la MAESTRÍA EN ESTUDIOS DE LA MUJER de la UCV, por la que venimos luchando hace tres años ininterrumpidamente, esa será una segunda forma celebratoria de nuestro décimo cumpleaños.
Todas las dificultades en la región resumidas por Gloria Careaga en su ponencia han sido también las nuestras en Venezuela, de ahí que el balance es poco favorable en conjunto, aunque por lo dicho en párrafo anterior, hay indudables indicios de mejoría en estos cuatro meses de trabajo que culminan hoy y mañana; así como en la comunicación oficial que se nos ha hecho, hace dos semanas, de que el punto Maestría entra en agenda del CNU con opinión favorable para su apertura inmediata. Sólo hay otro programa de Maestría de Estudios de la Mujer en Venezuela, el de la Universidad Centroocidental Lisandro Alvarado, en Barquisimeto, Edo. Lara. Hasta donde sé, no hay profusión de cursos de ampliación o de especialización con enfoque de género en nuestras universidades. Sí hay asignaturas electivas en varias licenciaturas (como Trabajo Social, Sociología, Estudios Políticos, Psicología, Letras, en la UCV) y en varios postgrados, pero no se ha dado el salto a los estudios de cuarto nivel que han dado otros países, como ha demostrado Gloria Careaga. Conociendo como conocemos algunas personas presentes en esta Sala, la política universitaria, es seguro que el retardo en aprobar la Maestría en Estudios de la Mujer de la UCV se ha fundado, en algunos momentos de incomprensibles engavetamientos del proyecto y en otros de posposición de discusión del mismo, en el temor de que -como muchas otras cosas- después de aprobarse en la UCV cunda el ejemplo entre todos los grupos de feministas académicas en todo el país, estos grupos que nos reunimos para organizar la III Jornada Nacional de Investigación Universitaria de Género. Ojalá y ese temor tenga fundamento y que el ejemplo se multiplique por todo el territorio nacional. Es el más profundo deseo de las organizadoras que con estas palabras declaran a través de mí abierto el debate en las siete mesas ¡Bienvenid@s!

COMENTARIO A LA CONFERENCIA INAUGURAL DE LA III JORNADA DE INVESTIGACIÓN UNIVERSITARIA DE GÉNERO
Ciudad Universitaria de Caracas, 17 de julio del 2002